¿Competentes o incompetentes?

Lo que viene a continuación es una versión blog o desplegada de este hilo de Twitter.

Me pierdo. ¿Queremos alumnado que sepa o que no sepa? ¿Queremos alumnado competente o incompetente? ¿Queremos profesorado que sepa o que no sepa? ¿Queremos profesorado competente o incompetente?

Para mí, las respuestas a esas preguntas son evidentes. Por favor, ahorrémonos el clásico «pero es que si no tienen conocimientos, qué sentido tiene hablar de competencias». También existe el «pero si es que no movilizamos esos conocimientos, qué sentido tiene hablar de ellos».Están relacionados, vaya.

Que la noción de competencia es hasta cierto punto ambigua y controvertida es un hecho. Es algo que recogen muchísimos de los investigadores en educación, además de tuiter. No es un problema grave. Cada marco que la emplea, establece su descripción en los fundamentos teóricos.

A ver cuántos de los que se quejan de que es un concepto “mal definido” sabrían decir qué es un número. Y creo que todos usamos números sin tener que hacer un tratado sobre la cuestión. Para todo. Incluso para tomar decisiones de vida o muerte.

A mí me gusta la posición que indica Font (2011), que es la de entender la competencia de una forma que no sea contradictoria con las directrices curriculares vigentes.

Así, en el seno del CCDM (un modelo de conocimientos y competencias didáctico matemáticos para profesores) se emplea como indicador de competencia…

… una acción eficaz realizada en un determinado contexto con una determinada finalidad.

Esto es lo que pone el BOE (RD 1105/2014).

Y bueno, el gran error, desde mi punto de vista, es que las competencias del currículo LOMCE son absolutamente generales. Sin haber desarrollado competencias específicas por materias (como en Cataluña, por ejemplo), hablar de competencias (desde el currículo oficial) es ridículo.

Créditos

Foto destacada de Unsplash

Avatar
Pablo Beltrán-Pellicer
Didáctica de las Matemáticas

Universidad de Zaragoza