Una propuesta de evaluación en Matemáticas (ESO, adaptable a primaria)

Lo que viene a continuación es una versión blog o desplegada de este hilo de Twitter. Además, es un desarrollo fruto de las reflexiones que ya puse en este otro post.

Ahora que ya llevamos algo de rodaje, y ya que lo prometí, os cuento cómo ha quedado nuestra propuesta de evaluación y calificación para ESO (adaptable a primaria). Hablo de matemáticas. Pero seguro que podéis encontrar ideas para otras materias. Intentaré ser breve y práctico, a riesgo de tener que matizar más adelante alguna cosa.

A. Tareas generales de autoevaluación

Tareas generales de autoevaluación, donde simplemente les exponemos qué hemos trabajado en las últimas sesiones y deben indicar sus dificultades. Que hasta se pueden hacer con un formulario online. Nos proporciona una imagen rápida de cómo van (y a ellos también).

B. Tareas concretas de autoevaluación

Trabajo individual, cortitas (15-20 minutos de clase). Imprescindible escribir por detrás qué dificultades se tienen, cosa que justifica la opción que marcan. Esas casillas pueden ir variando dependiendo de la naturaleza de la tarea.

Estas autoevaluaciones se devuelven con comentarios. Ellos se las quedan y nosotros nos las guardamos escaneadas, cosa que hace en 30 segundos la máquina de la sala de profes. Se hace una puesta en común en clase, tanto de las tareas en sí como de las dificultades.

Si hay desajustes entre lo que observo y lo que escriben ellos, lo marco, me lo apunto en mi cuaderno, y lo comento con ellos en privado cuando están haciendo alguna tarea en clase.

Es sorprendente, salvo excepciones, lo honestos que son en esta parte de la autoevaluación. Por otro lado, es importante ser muy pesado con que detallen las dificultades y cualquier cosa que dé información. Antes de recogerlas, me paso para decirles que escriban más.

Son 15-20 minutos, pero si alguien necesita más tiempo, lo tiene. El resto de la clase doy tarea que pueden ir haciendo los que terminan.

Normalmente, a los pocos días, se repiten igual o muy similares, aunque esto depende de cómo vayan. De esta manera que los alumnos tienen opción de demostrar que han aprendido.

C. Tareas de autoevaluación con cuaderno

Como las anteriores, pero se realizan con el cuaderno en la mesa. El cuaderno es una herramienta de aprendizaje que tiene mucho valor. Hay que aprender a verlo así. Se incluyen tareas muy, muy parecidas a las hechas en clase.

La idea es que con un cuaderno con anotaciones sepas fácilmente encontrar cómo se hacen. Las casillas de autoevaluación, en este caso, hacen alusión al cuaderno.

Inciso. Este vídeo sobre el cuaderno es del curso pasado, donde indicamos algunas ideas sobre cómo organizar el cuaderno de matemáticas cuando se trabaja a partir de las tareas que se proporcionan en fotocopias. Son geniales los avances que se van viendo en este sentido.

¿Y la calificación?

Sí, Pablo, muy bonito, pero yo tengo que poner un número en el boletín de notas. Es más, en la programación tengo que indicar de dónde sale ese numerito.

Al calificar un examen, la variabilidad es enorme. O sea, que eso de que poniendo un número vamos a ser más objetivos, lo siento pero no. A no ser que hagas test de elección múltiple, pero claro… eso es lo que es.

En cualquier caso, hay una toma de posición en la elección de las tareas de evaluación. Hagas lo que hagas, evalúes como evalúes y califiques como califiques. Es normal.

Si interesa el tema de la corrección de exámenes, dejo aquí la excelente investigación de mis compañeros Arnal-Bailera, Muñoz-Escolano y Oller-Marcén: Caracterización de las actuaciones de correctores al calificar pruebas escritas de matemáticas.

A lo nuestro. La nota del boletín saldrá de esas autoevaluaciones. De esas casillas del reverso de la hoja. En el momento de calcularla, al final del trimestre, asignamos números (1, 2, 3 o 4) a cada nivel y hacemos una media.

Se convierte a la escala de 1 a 10, de manera que el 1,8 es indicativo de aprobado. Ese 1,8 viene a INTENTAR expresar que en casi todas las autoevaluaciones y observaciones de clase ha alcanzado el segundo nivel de objetivos.

Como este número así obtenido es algo muy grosero, debe quedar sujeto a una valoración cualitativa, justificada (observad que tenemos muchas evidencias). Nadie nos dice que cada estándar vale lo mismo, ni nadie nos dice que hay estándares “bisagra” y otros que no, o no tanto.

Además de las autoevaluaciones, las evidencias se complementan con el cuaderno del profesor. Si estamos trabajando la simplificación de expresiones algebraicas ese día, y yo he visto a un alumno desenvolverse con ello, me lo marco en el cuaderno (1, 2, 3 o 4).

Esas anotaciones de mi cuaderno me sirven para ver si las autoevaluaciones se ajustan o no, y en caso de que no, ya he dicho que se habla con el alumno.

Esta propuesta se nutre de las reflexiones que ya compartí en este hilo, donde podéis ver, además, el esquema que seguíamos el curso pasado. Y que nuestra preocupación sigue siendo la misma, que la evaluación-calificación se alinee con el trabajo de clase.

Por otro lado, esto es, más o menos, una de las cosas que contamos hace una semana, con mi compañera Ana Martínez, en la Jornada Pensadero de @FundPromaestro. Durante el confinamiento del curso pasado, fue el esquema de evaluación que utilizamos. De hecho, si volvemos a un estado similar, permite seguir trabajando de esta manera.

Detalles que me he olvidado de comentar

De cara a poner la calificación, tomamos solo las segundas autoevaluaciones. No tiene sentido penalizar con la primera.

Por cierto, no avisamos de cuándo son las autoevaluaciones. Como son más cortas que un examen normal, hay más. Se trata de promover que lleven todo al día y se mantengan proactivos en clase.

Las autoevaluaciones «de cuaderno» no se rehacen. Las conclusiones obtenidas en ellas se deben traducir en posteriores mejoras en cómo se hace el cuaderno.

Un efecto secundario es que comentar esas tareas de autoevaluación, además de ser más eficaz que calificar en términos de aprendizaje del alumno, es mucho más llevadero. No pierdo tiempo en decidir si estoy ante un 0,5 o un 0,75 en una pregunta.

Por supuesto. Algún alumno pregunta:

  • ¿Esto es para nota?
  • Todo lo que hacéis en esta clase es para nota. Sobre todo, para aprender.

También me dicen algunos alumnos que si las autoevaluaciones son exámenes. La verdad es que pinta de examen tienen, unas preguntas en una hoja.

  • Tómatelo como quieras, aquí tienes que mostrar qué has aprendido. Yo no te la voy a devolver con nota, solo con comentarios.
  • Solo te daré una nota numérica al final del trimestre, a partir de cómo vayas haciendo esas tareas de autoevaluación. Si veo que no vas alcanzando los objetivos, avisaré a tu tutor y escribiré un mensaje a tu familia para que estén al tanto.

Hacks

Hack nº1. Incluir casilla con el número de lista en las autoevaluaciones. Y recogerlas ya ordenadas. En la primera no lo puse y luego es un rollo.

Créditos

Imagen de cabecera: Unsplash

Avatar
Pablo Beltrán-Pellicer
Didáctica de las Matemáticas

Universidad de Zaragoza

Relacionado