Si no sabe ni sumar, ¡cómo vamos a ponernos con los problemas!

Lo que viene a continuación es una versión blog o desplegada de este hilo de Twitter.

No, es que mira, el chiquillo o la chiquilla no sabe ni sumar, ¡cómo vamos a ponernos con los problemas! │ └> Error

Es un error y es el comienzo de una historia de terror con las mates en el papel del villano.

Vía formal y vía concreta en paralelo, por favor. La prioridad es comprender. Por ejemplo, en las situaciones aditivas, no se trata de “adivinar” si se tiene que sumar o se tiene que restar.

Si el niño o la niña las resuelven contando hacia delante o hacia atrás, pero saben qué hacer, estupendo. Ya iremos asociando una cosa con la otra.

Esto lo vi muy, pero que muy claro, cuando estuve en adultos. Una persona con muchas dificultades, incapaz de hacer un solo problema. Todo que tuviera texto, de hecho, era un verdadero problema. Pero oye, sumas, multiplicaciones, divisiones escritas casi sin errores. ¿Para qué?

Avatar
Pablo Beltrán-Pellicer
Didáctica de las Matemáticas

Universidad de Zaragoza

Relacionado